fbpx Skip to main content

La acumulación de grasa en áreas específicas del cuerpo puede ser un problema tanto para hombres como para mujeres que desean mejorar su imagen o deshacerse de esos kilos de más que se acumulan en festividades y ocasiones especiales.

Y en la búsqueda del mejor tratamiento estético para eliminar la grasa localizada, surgen dos opciones destacadas: la liposucción y la criolipólisis, un método revolucionario no invasivo. 

Tanto la liposucción como la criolipólisis son opciones muy solicitadas en los modernos centros de estética. Sin embargo, presentan diferencias significativas en cuanto a lo que ofrecen y los resultados que brindan.

CRIOLIPOLISIS FRENTE A LA LIPOSUCCION

La criolipólisis es un tratamiento no invasivo que se realiza mediante la aplicación de dispositivos sobre la piel. Su objetivo es eliminar las células grasas al reducir su temperatura de manera significativa. 

Al hacerlo, estas células se descomponen y el cuerpo las elimina de manera más sencilla, sin causar daño a las demás células de la piel o del cuerpo en general. 

Este método utiliza temperaturas por debajo de los 0 grados centígrados para dañar las células adiposas. Es interesante destacar que no requiere intervención quirúrgica y no tiene tiempo de recuperación. 

Los resultados comienzan a ser visibles a las tres semanas después del tratamiento y los cambios principales se observan entre las 8 y 12 semanas. La criolipólisis es una excelente opción para deshacerse de la grasa corporal sin necesidad de cirugía ni molestos periodos de recuperación.

Por otro lado, la liposucción, también conocida como lipoescultura, es el método tradicional para eliminar la grasa localizada. Es una intervención quirúrgica bajo anestesia general, durante la cual se extrae de forma directa la grasa en aquellas zonas donde hay acumulación adiposa. 

La liposucción se utiliza para esculpir el cuerpo, eliminando los depósitos de grasa que afectan la imagen de una persona. 

Durante este procedimiento, se utiliza anestesia local, aunque también puede ser general o epidural. El tejido adiposo se aspira utilizando una jeringa especial conectada a una máquina de vacío. El proceso puede durar entre 1 y 3 horas, dependiendo del caso. 

Si bien la liposucción es efectiva, requiere un periodo de recuperación y puede implicar algunos riesgos asociados con cualquier intervención quirúrgica.

¿POR QUE ELEGIR LA CRIOLIPOLISIS?

Cuando buscamos el mejor tratamiento estético para eliminar la grasa localizada, la criolipólisis se presenta como una alternativa superior a la liposucción. 

Este tratamiento es más moderno y ofrece resultados notables, aunque no tan rápidos como los de la lipoescultura, ya que el cuerpo trabaja de forma natural y a su propio ritmo para eliminar la grasa tratada. 

La criolipólisis no requiere cirugía ni anestesia, lo que significa que no se experimenta dolor durante ni después del procedimiento. Se utiliza una máquina que emite frío controlado a través de un aplicador en contacto con la piel. 

Si bien algunos pacientes pueden experimentar sensaciones incómodas debido al frío, estas desaparecen en unos minutos. 

Además, la criolipólisis no implica un periodo de recuperación significativo ni los riesgos asociados con una cirugía más invasiva. Es una opción segura apoyada por la ciencia, con numerosos estudios clínicos que la respaldan.

Es importante destacar las diferentes zonas del cuerpo que pueden ser tratadas con la criolipólisis. Las áreas propensas a acumulaciones de grasa localizada, como los muslos (tanto en su parte exterior como interior), la parte interna de la rodilla, la ingle.

También las caderas, la zona abdominal, los glúteos, la espalda (pliegue escapular), los brazos, los costados y la papada, pueden ser tratadas con criolipólisis. Para otras áreas, es recomendable consultar a un especialista para determinar su viabilidad.

COOLSCULPTING: LA MEJOR CRIOLIPOLISIS PARA ELIMINAR LA GRASA LOCALIZADA

En el mundo de los tratamientos estéticos para eliminar la grasa localizada, Coolsculpting destaca como la mejor opción en cuanto a eficacia y seguridad. 

Esta técnica, conocida como criolipólisis, fue desarrollada en los años 90 por científicos de Harvard que descubrieron el efecto del frío en las células grasas. En 2010, Coolsculpting llegó a Estados Unidos como el único método de criolipólisis respaldado por la FDA.

Coolsculpting es un tratamiento médico que cuenta con un dispositivo interno llamado Freeze Detect, encargado de controlar la temperatura de la piel y del aplicador, ya que se trabaja con temperaturas de hasta -11 grados Celsius. 

Por lo general, se recomienda de 1 a 2 sesiones para lograr los resultados deseados, ya que Coolsculpting puede alcanzar temperaturas más bajas y efectivas.

Los beneficios de la criolipólisis son bastante claros. En primer lugar, no se requiere anestesia ni intervención quirúrgica, lo que resulta en un período de recuperación casi nulo. 

Además, el procedimiento no daña la piel, por lo que los pacientes pueden retomar sus actividades diarias sin complicaciones en pocas horas.
Si buscas deshacerte de la grasa no deseada en cualquier parte del cuerpo, consúltanos en Clínicas Láser Fusión, tenemos la mejor solución para tu salud.